ENTRADA EN CALOR PARA PREVENIR LESIONES Y ACTIVAR TU CUERPO?

CONTENIDO DE ESTA CLASE

Tipo de entrenamiento: Entrada en calor
Zona a trabajar: todo el cuerpo
Materiales: Sin materiales
Tiempos de entrenamiento y descanso: continuo sin descanso. Cinco minutos en total

¡EXPLOTA TU POTENCIAL!

Qué es y para qué sirve la entrada en calor?

Muchas personas están familiarizados la entrada en calor, pero no le dan la suficiente importancia a la hora de comenzar su rutina de entrenamiento y pocos se toman el tiempo de realizarla. Se debe tener en cuenta que la entrada en calor o precalentamiento son una serie de ejercicios que realizamos previo a una sesión de entrenamiento de mayor intensidad. El objetivo principal es preparar el cuerpo para la actividad física que se va a realizar, elevando la temperatura corporal para mejorar el rendimiento y evitar lesiones.

Por qué hay que entrar en calor antes de hacer ejercicio?

El calentamiento previo al ejercicio ayuda a fluir la sangre adicional a través de los músculos y crear suficiente abastecimiento de oxígeno. La entrada en calor también sirve para prevenir lesiones como estiramientos musculares y mejorar el rendimiento deportivo. Es una manera de indicar a los músculos que van a ser utilizados en breve. Así, el sistema neuromuscular activa las conexiones entre nervios y músculos para su uso próximo.

La entrada en calor aumenta el flujo sanguíneo en el cuerpo. Si comenzamos la sesión de entrenamiento sin haber precalentado el cuerpo, el rendimiento físico se verá notoriamente afectado. Esto se debe, entre otros problemas, a que al estar los músculos mal irrigados de sangre la producción de energía ocurrirá predominantemente en ausencia de oxígeno (anaeróbica), por lo cual sólo podrá mantener la intensidad del ejercicio durante unos pocos minutos. Es decir, si comienzas a entrenar sin haber hecho entrada en calor, al rato te sentirás muy agotado y sin energía para continuar.

Además, la entrada en calor permite un gradual ascenso de la frecuencia cardíaca. Hace que la temperatura de los músculos se eleve (y por lo tanto disminuyen su viscosidad y los rozamientos internos), y que las articulaciones se lubriquen, permitiendo esto último realizar movimientos más amplios y prevenir el daño articular.

Con la entrada en calor se logra:

  • Captar más oxígeno.
  • Transportar y absorber más oxígeno.
  • Reducir la duración del déficit de oxígeno.
  • Aumenta la temperatura corporal.
  • Mejorar la contracción muscular.
  • Mejorar la relajación muscular.
  • Prevenir lesiones y retrasa la fatiga.
  • Aumentar la resistencia durante la actividad física.
  • Termoregulación corporal más eficiente. 

Qué es la termorregulación corporal?

La entrada en calor antes de la actividad física final activa los mecanismos de refrigeración del cuerpo con anticipación; es decir, la transpiración. De esta forma reducirás el riesgo de sobrecalentamiento temprano antes de la actividad final.

Por otro lado, el precalentamiento es un momento de preparación mental individual para la actividad siguiente, que es la que necesita de la concentración y el alto rendimiento de la persona. Los sistemas cardiovascular, respiratorio, nervioso y músculo-esquelético son preparados poco a poco para que sean capaces de soportar la demanda física de una actividad más intensa.

En conclusión, el calentamiento disminuye la rigidez de los músculos, reduce la probabilidad de contraer lesiones y mejora el rendimiento físico durante el entrenamiento. No te olvides de hacerlo!